Entre los más de 40.000 aficionados que ayer se dieron cita en las gradas de Stamford Bridge para presenciar el choque enfrentaba a Chelsea y Manchester United, la prensa pudo detectar la presencia de dos espectadores sin duda llamativos, el secretario técnico del FC Barcelona, Robert Fernández, y su mano derecha Urbano Ortega.

Según cuenta el diario Sport, aunque no ha trascendido el nombre de los jugadores a los que pudieron estar observando ambos representantes azulgranas, parece claro que sus miradas se centrasen en el rendimiento ofrecido por aquellos futbolistas que en fechas recientes han sido vinculado con la entidad culé: el versátil zaguero César Azpilicueta, el centrocampista Ander Herrera o el delantero Anthony Martial.

Asimismo, el rotativo añade que no sería descartable que, horas antes, ambos dirigentes hubiesen estado presentes en Wembley para disfrutar del encuentro entre Tottenham y Crystal Palace y para, entre otras cosas, seguir con detenimiento la evolución del siempre apetecible mediapunta danés Christian Eriksen.

La labor de espionaje de Fernández y Ortega no acaba aquí, ya que sí está constatado que un día antes estuvieron sentados en las gradas del London Stadium para observar el desarrollo del encuentro entre West Ham United y Liverpool. Aunque los reds ganaron por 1-4, su principal estrella y gran anhelo de los barcelonistas, el brasileño Philippe Coutinho, no disputó ni un solo minuto...