El futuro de James Rodríguez sigue en el aire. Aunque queda absolutamente claro que el colombiano no tiene espacio en el nuevo proyecto del Real Madrid, lo cierto es que aún resta por saber en qué equipo militará el talentoso futbolista una vez abandone el Santiago Bernabéu.

Durante las últimas horas, varias informaciones han asegurado que el jugador desea recalar en el Atlético de Madrid, un conjunto que le daría la oportunidad de volver a lucir sus cualidades en la Liga española. Sin embargo, a los de Chamartín no les seduce en absoluto la idea.

Según cuenta As, tras aceptar la marcha de Marcos Llorente al combinado rojiblanco, los merengues no quieren que otro de sus futbolistas refuerce a su vecino y eterno rival, motivo por el que han decidido dar prioridad a las negociaciones con el otro gran club que sigue los pasos del mediapunta, el Nápoles.

Aunque los dirigentes celestes ya han dejado claro que estarían dispuestos a hacer un esfuerzo por el jugador, lo cierto es que su propuesta de cesión con opción de compra no convence a un cuadro de Concha Espina que quiere traspasar definitivamente a su pupilo por unos 40 M€. «El tiempo juega en contra del Nápoles, puesto que si se demora mucho podría forzar a que el Madrid aceptara la propuesta del Atlético y entonces James vestiría de rojiblanco la próxima temporada», concluye el diario.