«Es una fractura en una falange. Por suerte es en una mano, así que yo creo que podrá estar». Al término del choque ante el Real Betis, el técnico del Real Madrid, el argentino Santiago Solari, trataba de restar importancia a la lesión sufrida por Karim Benzema, jugador que tuvo que quedarse en el vestuario en tiempo de descanso por culpa del dolor que le provocaba la rotura. «Karim tuvo que irse porque no se sentía bien, era mucho dolor», añadió.

Aunque será a lo largo de las próximas horas cuando se conozca el alcance definitivo de su lesión y si el jugador finalmente debe pasar por el quirófano, el diario As asegura hoy que la directiva del combinado merengue no descarta aprovechar el presente mercado invernal para reclutar un nuevo delantero que pueda tapar esta puntual baja del galo y que, de paso, mejore los registros de una vanguardia que esta temporada no termina de alcanzar el rendimiento esperado.

En este sentido, el rotativo ofrece tres soluciones. La primera pasaría por realizar una gran inversión económica para fichar a Mauro Icardi, ariete argentino que se ha mostrado reacio a ampliar su compromiso con el Inter de Milán y que nunca ha escondido su aprecio por el Real Madrid. Eso sí, su precio se sitúa en nada menos que 110 M€.

Algo más económica, pero también más arriesgada, resultaría la contratación de Krzysztof Piatek, delantero polaco que viene cuajando una notable temporada con el Génova (13 goles en 19 partidos de Serie A). Finalmente, el combinado de Chamartín también podría adelantar la llegada de Rodrygo, talento brasileño que actualmente juega como cedido en el Santos y que desde el pasado miércoles, fecha en la que cumplió 18 años, ya puede aterrizar en España sin miedo a incumplir ninguna norma.