Una nueva temporada representa a su vez la adquisición de nuevos votos con los aficionados, a los que se les promete que el club hará el mayor de los esfuerzos para alcanzar el objetivo marcado al inicio de misma. Para esto, y como si de una tradición nupcial se tratara, el Sevilla se habría propuesto realizar esto consumando la presencia en plantilla de su algo nuevo y algo viejo.

En concreto, nos referimos a los nuevos objetivos que tendría en cartera el conjunto hispalense. El club ya habría mostrado su intención de no afianzar su apuesta en el costado por Miguel Layún, puesto que dejó escapar la primera oportunidad de incorporarle a cambio de 4 M€ y no parecería que ahora estuviera dispuesto a cumplir por 6 M€ a pesar del rendimiento que está ofreciendo con la Selección de México en la cita mundialista.

Por eso, y según París United, el equipo de Nervión tendría como objetivo en esa demarcación a Thomas Meunier, quien no entraría en los planes del PSG y buscaría un espacio diferente en el que volver a demostrar el futbolista de grandes cualidades que hicieron que los parisinos apostaran por él. En este intento, los sevillistas no estarían solos, y se enfrentarían a la competencia de Nápoles y Valencia, a quienes se les ha situado tras los pasos del belga.

Para su algo viejo, la dirección deportiva se habría propuesto recuperar a uno de los emblemas que más garra derrocharon en la etapa previa a Óscar Arias. Este, sería el caso de Vicente Iborra, quien hizo las maletas el pasado verano al Leicester tras pago de 13 M€ y al que ahora tratarían de repatriar. Según El Correo de Andalucía, esta transacción no se plantea fácil puesto que, a pesar del papel irregular que ha tenido en Inglaterra, no desearían perder gran parte del desembolso realizado hace tan solo un año, reclamando un precio similar al que ellos tuvieron que asumir.