«No soy amigo de hacer públicas conversaciones con jugadores, buscamos un delantero para reforzarnos, muchos quieren venir, otros están descartados por el precio y otros porque piensan que es difícil tener minutos. Lo que aseguramos es que quien venga tendrá ganas de venir, vestir la camiseta y sumar. ¿Cuánto? Eso lo dirá el día a día y su rendimiento. Candidatos hay muchos».

Ayer mismo, el técnico del FC Barcelona, el asturiano Luis Enrique, dejaba claro que el cuadro catalán se encuentra inmerso en la complicada búsqueda de un nuevo delantero que pueda convertirse en habitual recambio del tridente conformado por Leo Messi, Neymar y Luis Suárez.

Aunque durante las últimas semanas los medios han apostado principalmente por jugadores como Kevin Gameiro, Luciano Vietto, Ángel Correa o Lucas Pérez, lo cierto es que en la agenda del cuadro catalán hay espacio para otro buen número de futbolistas. Y entre ellos, despunta, sin duda, Mario Gómez (31 años). El alemán acaba de abandonar el Besiktas por miedo a la situación política que atraviesa Turquía y por tanto podría recalar en el club catalán sin coste alguno, un dato que se antoja decisivo si tenemos en cuenta que los azulgranas acaban de gastarse unos 30 M€ en André Gomes.

Junto al germano, comparecen en la lista de alternativas que ofrece el diario Sport otros puntas experimentados que, eso sí, por tener contrato en vigor exigirían un consecuente desembolso económico. Se trata de Fernando Llorente (Sevilla, 31 años), Robin van Persie (Fenerbahçe, 33), Wilfried Bony (Manchester City, 27), Luuk de Jong (PSV, 25) y Jonas Gonçalves (Benfica, 32). Igualmente, el diario As incluye al bosnio Edin Dzeko (AS Roma, 30).