El Atlético de Madrid está viviendo un momento complicado en la presente campaña. Pese a estar practicando un juego más que atractivo, disponiendo de ocasiones bastante claras para noquear a sus oponentes, la falta de acierto de cara a puerta está lastrando el rendimiento de las tropas de Diego Pablo Simeone. A lo que se debe añadir que, por ejemplo, en el último duelo de LaLiga Santander, los rojiblancos tuvieron delante a un auténtico muro como Marc-André ter Stegen.

Las derrotas con Juventus de Turín y FC Barcelona han hecho mella en la autoestima del vigente subcampeón de Liga, si bien es cierto que todavía queda mucha campaña por disputarse. Por tanto, el margen de mejora es más que amplio en la entidad presidida por Enrique Cerezo. Es evidente que preocupa haberse ido de vacío en ambos envites, aunque Simeone jamás se ha caracterizado por claudicar o arrojar la toalla.

Un dato interesante es que el Atleti se ha convertido, con méritos propios, en el rey del empate. Dejando de lado los tropiezos con la Vecchia Signora y el Barça, Simeone y los suyos acumulan la friolera de 7 duelos con tablas en el marcador en el campeonato doméstico. Pese a un arranque fulgurante, al menos en lo que hace alusión a sus resultados, los colchoneros ocupan la sexta plaza con 25 puntos tras la celebración de las 15 jornadas iniciales.

Osasuna, con Jagoba Arrasate a los mandos de su proyecto, también ha firmado un total de 7 empates, mientras que el Real Valladolid de Sergio González aparece justo un peldaño por debajo con 6. La siguiente parada en el calendario del Atlético de Madrid será este viernes 6 de diciembre, desde las 21:00 horas, para verse las caras con el Villarreal. Un duelo que estuvo cerca de celebrarse en Miami, pero que, finalmente, tendrá lugar en un brillante escenario como es el Estadio de la Cerámica.