FC Barcelona 5 – 2 Real Mallorca

El FC Barcelona había recuperado la sonrisa a lo largo de la última semana, una vez que había noqueado a Borussia Dortmund y Atlético de Madrid en sendos compromisos de Liga de Campeones y LaLiga Santander, respectivamente. Asimismo, Lionel Messi aprovechó la ocasión, en los instantes previos a la celebración del choque, para ofrecer a los asistentes al Camp Nou el sexto Balón de Oro que recogió el pasado lunes 2 de diciembre en el Teatro del Châtelet (París).

Poco tardaría el Barça en ponerse por delante en la Ciudad Condal ante el Real Mallorca, dado que Marc-André ter Stegen se anticipó a todo el mundo para enviar un saque de puerta en largo que se convertiría en un contragolpe ejecutado por Antoine Griezmann. El galo, que no tuvo precisamente un cálido recibimiento en el Wanda Metropolitano, sorteó la salida de Manolo Reina con una bonita vaselina que significó el 1 – 0 en el luminoso.

Una gran primera mitad la que cuajaría el ’17’ azulgrana, si bien es cierto que el cuadro bermellón, aunque a cuentagotas, se aproximaba a los dominios de un Ter Stegen que había filtrado su segunda asistencia de la campaña en Liga (tras la que le brindó a Luis Suárez en Getafe). Manolo Reina sería providencial al cuarto de hora de juego, dado que el cancerbero de los baleares evitó el tanto de Sergio Busquets, quien había conectado un buen testarazo.

Aun así, Messi lograría el primero de los 3 tantos que sumaría en la noche que le había permitido celebrar con su fiel parroquia la conquista de su sexto Balón de Oro. El argentino, después de recibir el esférico, realizó un giro con su cuerpo para mandar el cuero a una zona a la que no pudo llegar Reina, pese a que cuajó una gran estirada (2 – 0). Por tanto, los culés ponían tierra de por medio cuando ni siquiera se había alcanzado el ecuador del juego de los 45 minutos inaugurales.

El único integrante del tridente ofensivo del FC Barcelona que todavía no había visto puerta había sido Luis Suárez, aunque dispondría de una ocasión de oro para ampliar la renta en el electrónico. Tras un pase sensacional de Messi, buscando a Sergi Roberto, el héroe en la mítica remontada frente al PSG filtró el cuero para que el charrúa, ex del Liverpool, se topase contra la madera para desesperación de un Ernesto Valverde que deseaba resolver la contienda cuanto antes.

Sin duda, parecía que el que fuera técnico de Valencia, Espanyol o Athletic de Bilbao lo había previsto, puesto que Ante Budimir recortaría diferencias en el marcador con un disparo que golpeó en Clément Lenglet y sorprendería a Ter Stegen para subir el 2 – 1 al electrónico. Messi tuvo un ligero enganchón con Vicente Moreno en la zona técnica, a lo que el rosarino respondería con un nuevo tanto que no pudo frenar un Manolo Reina que ya había salvado a los suyos en más de una ocasión (3 – 1). Por si fuera poco, Luis Suárez firmaría una auténtica obra de arte antes del descanso para firmar el 4 – 1 y dejar el duelo casi visto para sentencia.

Como datos interesantes, reseñar que Messi había alcanzado la friolera de 105 dianas con el Barça desde fuera del área. Además, con el tanto de Suárez, hay que destacar que es el tercer encuentro de la campaña (con Eibar y Borussia Dortmund) en el que ha marcado el tridente ofensivo del equipo blaugrana. No obstante, Budimir le pondría un toque de picante al envite, con una ligera colaboración de Ter Stegen (salida algo en falso), para enviar el cuero al fondo de las mallas con un preciso cabezazo que supondría el 4 – 2 en el Camp Nou.

De todos modos, emergería por enésima vez la figura de Leo para firmar el hat-trick en su cuenta particular y superar en el pichichi de LaLiga a Karim Benzema (12 dianas del argentino por 11 del galo) con un trallazo que pilló a contrapié a un Reina que, pese a todo, cuajó un partido para enmarcar en Barcelona (5 – 2). Otra estadística a reseñar, facilitada por la Cadena COPE, es que los culés acumulan 30 goles en el Camp Nou en 7 compromisos del presente curso (y 35 tripletes de Messi). Por tanto, las tropas de Valverde recuperan el liderato, al tiempo que tienen por delante un calendario en el que se medirán a Inter de Milán, Real Sociedad y Real Madrid.