El FC Barcelona ya suma una nueva Liga en su palmarés. La octava en once años, como bien lucían los jugadores anoche en sus camisetas conmemorativas. Es decir, solamente ha dejado de ganar 3 desde la llegada e Pep Guardiola al banquillo (las del Real Madrid con Mourinho y Zidane y la del Atlético de Madrid de Diego Simeone). Pero hay más.

El dominio culé en la competición es abismal en las tres últimas décadas, desde el inicio del Dream Team, pues han sumado 16 en este tiempo, mientras solamente habían ganado 10 en el resto de su centenaria historia. El modelo funciona, está claro, da mucha regularidad, pero hay una cierta “trampa” en los datos. O más bien un factor desequilibrante que los explica.

Y nos referimos al hombre que ayer levantaba el título ante un Camp Nou entregado: Lionel Messi. Porque el argentino sumaba ayer su décimo título en quince campañas como profesional. Es decir: ha ganado 2 de cada 3 Ligas que ha disputado con el FC Barcelona desde que apareciera en la temporada 2004-2005, marcando al Albacete su primera diana (a pase de Ronaldinho), precisamente en las jornadas decisiva de aquel título que acabaría con una sequía de un lustro en la entidad.

El “efecto Messi” se dispara

Cierto es que en esa Liga su papel fue casi residual, pero aportó su granito de arena. Y también en la siguiente Ronaldinho y Samuel Eto’o eran las estrellas, si bien entonces hizo 6 goles y dio 2 asistencias en 17 partidos. Después, tras dos años de dominio merengue donde fue emergiendo como gran referente pese a las lesiones que lo asolaban, han llegado estos once años triunfales.

Y en ellos su importancia en el campeonato doméstico para el cuadro culé ha sido sensacional. No en vano es el máximo goleador histórico con 415 dianas en 450 partidos, y también el mejor asistente con 162 pases definitivos. Cualquiera que lo haya visto jugar estos años sabe que sin él el conjunto azulgrana no tendría seguramente 26 entorchados a estas alturas de la historia.

Sus 10 Ligas lo colocan ya a un paso del que parecía inalcanzable Paco Gento, que ostenta el récord de títulos con el Real Madrid: 12. Será por tanto el siguiente reto del argentino, al que le quedan años de contrato para intentar el asalto a dicho hito. Aunque ya podemos decir sin ninguna duda, y sobre todo en la era moderna, que es el mejor jugador de la historia de nuestro campeonato.