Se veía venir. La temporada del Sevilla, llena de altibajos y con malos resultados especialmente en los últimos tiempos, han provocado que desde la directiva del cuadro hispalense haya decidido prescindir de los servicios de Pablo Machín como entrenador, después de la derrota anoche en la Europa League ante el Slavia de Praga.

No ha llegado ni siquiera por tanto a completar una sola temporada el preparador español al frente del conjunto de Nervión, al que llegaba desde el Girona para este curso que la escuadra sevillista comenzó en julio con las previas de la Europa League, y que termina de forma abrupta para él.

Como sucediera en el tramo final de la temporada pasada, será Joaquín Caparrós quien tomará las riendas del primer equipo andaluz hasta final de curso. Una solución temporal porque el director de fútbol del club tomará el relevo hasta que se contrate otro técnico para la nueva campaña.