“Vergüenza”, “Ridículo histórico”, “Humillados” o “Vete ya” son algunas de las portadas con las que se han desayunado los aficionados merengues después de la bochornosa derrota del Real Madrid en el feudo del Alcorcón (4-0) en un encuentro que permanecerá en la memoria colectiva durante largo tiempo.

Esta situación ha provocado que todos los ojos se hayan posado sobre el técnico Manuel Pellegrini, al que se ha achacado un gran porcentaje de la derrota frente a un equipo que ocupa el sexto puesto del Grupo II de la Segunda División B. Tanto es así que incluso algunos diarios como Sport no dudan en afirmar que el futuro del chileno pende de un hilo, ya que «tiene un ultimátum encima de su cabeza y ya sólo es cuestión de tiempo que deje de ser técnico madridista».

Sin embargo, por la mente del entrenador no pasa la palabra dimisión. Así, en la rueda de prensa posterior al encuentro no dudó en afirmar que no dimitirá «Ni hoy ni mañana ni pasado. Esto tiene solución. Esto no tiene justificación, la actuación no tiene razón de ser, porque se venía entrenando bien. Vamos a tener que buscar las explicaciones entre todos dentro del campo».

Por su parte, el director deportivo de la Casa Blanca Jorge Valdano también negó la posibilidad de una destitución después del partido, ya que «No es el momento. Los jugadores nos van a sacar de esta situación. Confío en su seriedad. Es una noche triste y tiene que convertirse en un punto de partida».