La derrota ante el Girona sigue levantando ampollas en el Real Madrid. Los blancos no dieron la talla ante un recién ascendido y tanto el cuerpo técnico como la directiva se muestran cada vez más preocupados por la decepcionante imagen que viene ofreciendo su escuadra desde que arrancó la presente temporada.

El primero en analizar lo ocurrido en Montilivi fue Zinedine Zidane. El preparador galo aprovechó la primera sesión de entrenamiento tras el choque para tirar de autocrítica y buscar las causas de una derrota que deja muy tocados a algunos miembros de la plantilla. «Lo primero que hizo Zidane fue poner el video del partido y señalar los errores que se habían cometido, y señaló especialmente a un jugador. Habló de Marcelo. No dijo su nombre, pero señaló su banda como un coladero. También dijo que había faltado actitud, algo que repite la plantilla, el entrenador y la cúpula, y Zidane también reconoció que se había equivocado al no modificar el sistema táctico antes del descanso. El Girona les sorprendió porque los movimientos tácticos no fueron los que acostumbra», explicó el periodista Eduardo Inda durante su paso por el programa El Chiringuito de Jugones.

Asimismo, el tertuliano confirmó que la directiva está sumamente preocupada por la irregular trayectoria que viene dibujando el equipo y por, en especial, el bajo rendimiento que vienen ofreciendo tres jugadores que hasta no hace mucho eran los encargados de tirar del carro y de desatascar aquellos choques en los que el grupo no conseguía alcanzar su mejor versión.

«En la cúpula hay una preocupación notable. Están tan preocupados como en la época de Benítez. Se ve que hay tres jugadores que no están rindiendo. Uno de ellos es Marcelo, que es el que el año pasado desatascaba los partidos; el segundo es Luka Modric. También hay grandísima preocupación por Cristiano Ronaldo. Si este equipo no tiene gol, por mucho que funcionen las otras líneas, no vale», concluyó.