El final de la pretemporada se acerca, y comienza por tanto lo bueno. Al Real Madrid le queda esta noche un partido siempre importante porque es su trofeo, el Santiago Bernabéu que disputa ante el renovado AC Milan. Una prueba para la Supercopa de Europa y la primera oportunidad de ver en acción al equipo de Julen Lopetegui en casa.

El conjunto merengue sacará sin duda un once de gala pensando en el Atlético de Madrid, y obviamente será Gareth Bale el líder en ataque. Viene de completar una buena gira norteamericana, y lo vimos lucirse hace unos días con gol y asistencia ante la Roma.

Con la salida de Cristiano Ronaldo, los galones recaen ahora sobre él, ya que Florentino Pérez no ha encontrado todavía a un nuevo atacante y no parece que en lo que resta de mercado vaya a hacer otro fichaje galáctico en la parcela ofensiva.

El diario As indica este sábado que será desde ahora cuando el ex del Tottenham deberá comenzar a lucir su mejor versión, la que hemos visto en muchas ocasiones durante los últimos cinco años pero a la que le ha faltado regularidad por las lesiones. Es su hora para afianzarse como el heredero de Cristiano Ronaldo.