El Paris Saint Germain se presentaba ayer sobre el césped del Santiago Bernabéu como la oportunidad perfecta para conocer el estado del Real Madrid. El equipo merengue, que ha mejorado notablemente sus prestaciones en las últimas semanas, se veía la cara con un campeón francés que le infringió un doloroso 3-0 en el choque de primera vuelta y tenía al deseado Kylian Mbappé como principal arma.

Fue, sin embargo, netamente superior el conjunto entrenado por Zinedine Zidane. Los blancos fueron netamente superiores y se hicieron acreedores de la victoria. Sin embargo, pese al sinfín de ocasiones que acumularon únicamente lograron sumar un punto ante los franceses (2-2). ¿El motivo? Un inconmensurable Keylor Navas.

Vendido el pasado verano a la escuadra gala, el internacional costarricense volvió al que había sido su estadio para enfrentarse al equipo con el que logró levantar tres Ligas de Campeones a las órdenes de Zinedine Zidane. Y lo cierto es que el Tico demostró que sigue siendo uno de los mejores del mundo bajo los palos.

Aunque recibió dos tantos, Navas salvó un buen puñado de ocasiones claras. En la primera parte sacó tres balones de Kroos (uno en un intento desde el córner) con claro peligro. En el 39 tiró de reflejos para repeler un tiro de Dani Carvajal y apenas unos segundos después hizo lo propio con uno de Marcelo que amenazaba con convertirse en el 2-0. En la segunda parte la situación se repitió y el arquero sacó con los pies un balón de gol a Karim Benzema y luego evitó un tanto de Isco a bocajarro en el 60. Consulado precisamente por su actuación, el costarricense señaló que «Dentro de la cancha cada uno defiende lo suyo. Es de profesionales dar lo mejor de cada uno dentro de la cancha».

Del mismo modo, el arquero quiso agradecer el trato recibido por un público que le despidió con aplausos: «Uno siempre tiene la incertidumbre al regresar aquí y la gente me ha demostrado el mismo cariño que cuando estaba aquí. Se lo agradezco porque con ellos viví momentos increíbles y eso es lo que me queda para el recuerdo». No cabe duda que Keylor Navas se ha ganado un hueco en el corazón del Santiago Bernabéu.