«Nuestros números defensivos no son lo suficientemente buenos». A comienzos del presente mes de febrero, el técnico del Arsenal, Arsene Wenger, reconocía en público que no está nada conforme con el rendimiento de una zaga que ha concedido nada menos que 36 tantos en 27 jornadas de Premier League.

Aunque para solucionar estos problemas a corto plazo tendrá que tirar de simple entrenamiento y motivación, lo cierto es que el preparador ya ha instado a la directiva a rastrear el mercado en busca de al menos un nuevo central que pueda incorporase al equipo el verano que viene.

En este sentido, el diario Metro ha publicado en las últimas horas una información en la que se señala que el principal anhelo del alsaciano no es otro que Chris Smalling (28 años). Eso sí, el hecho de que el Manchester United le haya tasado en nada menos que 25 millones de libras ha provocado que el técnico también mantenga como alternativa a un defensa que resulta más asequible desde el punto de vista económico, el veterano Jonny Evans (West Bromwich Albion, 30).

Pero la lista de candidatos no acaba aquí. Según publica el Daily Mirror, varios ojeadores del equipo londinense estuvieron espiando al senegalés Kalidou Koulibaly (26 años) en el choque de Europa League que el pasado jueves midió a su equipo, el Nápoles, con en el RB Leipzig. Aunque el africano no pudo hacer nada para evitar la derrota de los suyos por 1-3, lo cierto es que su perfil parece resultar del agrado de Wenger.