No cabe duda que Pep Guardiola es uno de los mejores entrenadores del planeta. Después de ganarlo todo en Inglaterra con el Manchester City, el gran reto del de Sampedor, de 48 años de edad, será conquistar la Champions. La ’orejona’ ha sido su asignatura pendiente desde que salió del FC Barcelona en 2012.

Con motivo de la presentación de una Cruyff Court en Els Hostalets de Pierola, en Barcelona, el míster citizen ha atendido a los medios de comunicación. Guardiola ha hablado abiertamente de varios temas, entre ellos sobre si Neymar y Antoine Griezmann serían compatibles en el FC Barcelona: «Todo depende de la idea que tengan en mente en la secretaría técnica y el entrenador. Los buenos siempre son bienvenidos en los equipos. Los dos (Neymar y Griezmann) son muy buenos».

Otro jugador al que ha dedicado unas grandes palabras ha sido a Leo Messi, el auténtico futbolista franquicia del plantel azulgrana: «No voy a dudar de su calidad. El Barcelona ha hecho un año fantástico, llegando a la final de Copa. Él ha sido importante siempre, y será así». Es evidente que, en caso de ser preguntado por ello, Guardiola no tendría reparos en reconocer que sería un privilegio tener al rosarino en su City.

Pep ha valorado uno de los auténticos culebrones de este periodo estival de traspasos, el del holandés Matthijs de Ligt, que parece estar cerca de la Juventus de Turín: «Es un buen central, tiene 19 años y el que lo fiche, tendrá central para años». Igualmente, no ha dado muchos detalles sobre el posible fichaje de Rodri Hernández: «Ni idea. Ya se verá. Es un gran jugador».

Asimismo, ha destacado que «no hay ninguna posibilidad de que el City» se haga con los servicios de Marco Asensio. Por último, ha indicado que regresará a Barcelona, pero no como presidente: «Para ser presidente tienes que saber y debes estar preparado, tener conocimientos que yo no tengo. Intento ser buen entrenador, que mal no ha ido en esta década. Volveré a Barcelona para vivir tarde o temprano».