«Raúl Sanllehí todavía estaba en el club cuando nos dijeron que no nos preocupásemos, que nos llamarían para ampliar. Pero todavía estamos esperando y ha pasado casi un año y medio. No entendemos nada. Puede ser habitual en el Barça o quizás no estén contentos con la actuación de un jugador incluido en los once de la FIFA (...) Quedan dos años y veremos qué pasa. Están muy callados».

Estas palabras de Vicente Forés, agente de Jordi Alba, han destapado que el carrilero zurdo no está en absoluto conforme con la actuación de una directiva del FC Barcelona que le había prometido una revisión de su actual contrato, pero que aún no se ha puesto en contacto con él para iniciar las negociaciones.

Lógicamente, el malestar del futbolista no ha pasado desapercibido. De hecho, una información que hoy recoge el diario As señala que uno de los clubes más notables de la Premier League, el Tottenham, podría aprovechar la coyuntura para lanzar sus redes sobre el zaguero en cuanto España ponga fin a su participación en el Mundial.

Aunque el contrato del carrilero finaliza en junio de 2020, el hecho de que su cláusula de rescisión esté actualmente fijada en una cantidad que se antoja asequible para los tiempos que corren, 60 M€, podría resultar decisivo para que los spurs pasen a la acción. ¿Reaccionará a tiempo el Barça?