Pese al sinfín de rumores que se generaron durante todo el mes de enero, el Chelsea no se mostró demasiado activo en todo el mercado de fichaje, cerrando las incorporaciones de Gary Cahill, procedente del Bolton, Kevin De Bruyne (del Genk y que se quedará en su equipo actual hasta final de temporada) y el joven Patrick Bamford.

Gran desconocido para el público, el precoz talento del Nottingham Forest está llamado a convertirse en una de las grandes sensaciones de la competición inglesa, tal y como se ha encargado de demostrar cada vez que ha tenido oportunidad en la escuadra dirigida por Steve Cotterill, actual vicecolista de la Championship (segunda división).

Tanto es así que según afirma la información publicada por TuttoMercato, el cuadro de Londres no dudó en satisfacer las demandas del conjunto del City Ground y desembolsó la friolera de 10 M€ a fin de cerrar su contratación y, de este modo, asegurarse el contar con uno de los futuros nombres propios de Inglaterra.