Christian Eriksen (27 años) anhela nuevos retos. Aunque el desembarco de José Mourinho ha servido para insuflar nuevos aires a una escuadra que había entrado en una inesperada cuesta abajo, el centrocampista danés se mantiene firme en su idea de no renovar el contrato que le vincula con el Tottenham (acaba el próximo 30 de junio).

A diferencia de Jan Vertonghen o Toby Aldeweireld, jugadores que han reconsiderado su postura tras la llegada del técnico de Setúbal, el nórdico sigue creyendo que lo mejor para su carrera es cambiar de aires. Así se lo hecho saber ya a la directiva, a la que ha instado a buscar una solución a lo largo del mes de enero, ya que de lo contrario podrá abandonar el club al término del curso sin dejar ni un solo euro en las arcas.

Mou no ve del todo mal que Eriksen haga las maletas a lo largo del mercado invernal, ya que su baja podría ser cubierta por un Giovani Lo Celso que, hasta la fecha, ha jugado un papel secundario. Además, con el dinero obtenido, la entidad londinense podría abordar el fichaje de un nuevo delantero que pueda ejercer como principal relevo de un Harry Kane que, tras la marcha de Fernando Llorente, no cuenta con un recambio de garantías.

La postura adoptada por el ex del Ajax resulta una excelente noticia para el Real Madrid, conjunto que valora su contratación desde hace ya varias campañas. Aunque la explosión de Fede Valverde ha difuminado la necesidad de reclutar un nuevo centrocampista, la entidad merengue no descarta aprovechar el actual escenario para reclutar al jugador por un precio más que razonable.