Alexis Sánchez sigue sin renovar su contrato con el Arsenal. Llegado a la disciplina del cuadro gunner en verano de 2014 a cambio de más de 42 M€, el extremo chileno se ha convertido junto a Mesut Özil en uno de los grandes referentes del equipo entrenado por Arsene Wenger. Sin embargo, pese a los movimientos por parte del club, ninguno de los dos ha aceptado las sendas ofertas de renovación.

Evidentemente, esta situación dispara las especulaciones acerca de la aparición en escena por parte de distintos conjuntos interesados en la situación de ambos futbolistas con vistas al futuro. En el caso del chileno de 27 años (18 partidos disputados, 10 goles esta temporada sumando Premier League y Liga de Campeones), se ha convertido en objetivo recurrente de Inter de Milán y Juventus, que han comenzado a moverse con la intención de cerrar su regreso a la Serie A.

Entre los principales puntos de fricción que frenan la renovación del ex futbolista del FC Barcelona se encuentran sus elevadas pretensiones salariales. Y es que el jugador (que actualmente ingresa 7,7 M€ por temporada), quiere dar un impulso a su ficha y elevarla hasta los 14,8 M€. Mientras tanto, hay conjuntos dispuestos no solo a alcanzar esta cantidad a fin de convencer al futbolista, si no a dispararla.

Clara muestra es la información publicada por Corriere dello Sport, fuente según la cual desde China han puesto sobre la mesa del jugador un salario espectacular cifrado en 419.000 euros a la semana, lo que se traduciría en 21,8 M€ por temporada. De concretarse esta rocambolesca posibilidad, el jugador se convertiría en el tercer mejor pagado del mundo tras Lionel Messi y Cristiano Ronaldo.