Debido a la proximidad existente con Italia, el Calcio ha sido tradicionalmente una vía de entrada de jugadores de los Balcanes a las grandes ligas del continente. En estos países suelen salir cada poco tiempo muchos jugadores de primer nivel, que se empapan del tradicional espíritu competitivo que siempre permanece entre los deportistas de estos lugares.

Ni siquiera la guerra que en la primera mitad de la década de los 90 asoló a esta región pudo con ese ímpetu y ganas que los deportistas de esta región han demostrado tener desde siempre. Lo vemos además en el potencial de selecciones como Croacia, o bien de Serbia que ganó recientemente un Mundial sub’20.

El Inter de Milán tiene a 4 jugadores en sus filas de estos países, y hasta 2015 contaba con otro que era Mateo Kovacic, ahora en el Real Madrid. Pero como explica CalcioMercato.it, por una serie de casualidades y factores diferentes, todos ellos pueden cambiar de aires este verano.

Ivan Perisic, Marcelo Brozovic, Samir Handanovic y Stevan Jovetic (este último estuvo cedido en el Sevilla desde enero) o bien no entran en los planes de Luciano Spalletti, o pueden ser vendidos por una gran suma de dinero, como esperan que ocurra con el primero si se va al Manchester United.