La Juventus de Turín no ha querido esperar. Se sabía desde hace semanas y meses campeón una vez más de la Serie A, algo de lo que nadie dudaba y menos tras el fichaje de Cristiano Ronaldo en verano. Le costó arrancar al luso en el apartado goleador pero ha terminado siendo igualmente decisivo.

Aunque el verdadero objetivo de los bianconeri este curso era ganar la Liga de Campeones, los piamonteses tendrán que conformarse finalmente con un título nacional que ya han podido celebrar hoy mismo (jornada 33) tras derrotar por 2-1 a la Fiorentina en un partido en el que a los turineses les bastaba con tan solo sumar un empate para lograrlo.

Con este Scudetto son ya 8 los logrados de manera consecutiva, tanto en la etapa de Antonio Conte como en la de Massimiliano Allegri, de forma que desde 2011 cuando el AC Milan levantó el título ninguna escuadra italiana lo ha logrado. Superan los 7 seguidos del Olympique de Lyon como gran hito reciente en las grandes ligas, y alcanzan el 35 en el total de su historia. Un insultante dominio el de este club que parece, por ahora, no tener final.