Uno de los nombres propios en el arranque de la campaña 2019-2020 del deporte rey a nivel internacional es el de Ciro Immobile, viejo conocido de nuestra Liga tras su periplo en las filas del Sevilla. El ariete es una de las razones fundamentales que explica el buen hacer de la Lazio en lo que va de curso, ya que las tropas de Simone Inzaghi ocupan la cuarta plaza de la tabla con 21 puntos (igual que Atalanta y Cagliari), uno por detrás de la AS Roma.

Immobile, de 29 años, está firmando unos registros sensacionales para situarse en lo más alto del ranking de goleadores de la Serie A. Con la diana materializada en San Siro frente al AC Milan, el transalpino ostenta la friolera de 13 tantos en las 11 citas que se han disputado hasta la fecha en la competición de la regularidad en Italia. Además, ha repartido 4 asistencias en dichos compromisos.

Según datos recopilados por Transfermarkt, sus números bajan considerablemente en Europa League, donde ha firmado un único gol en 2 duelos, si bien es cierto que da la sensación que Inzaghi es consciente de la carga de partidos a lo largo de la temporada. Por tanto, está priorizando el rendimiento de su auténtico killer en el devenir de la Serie A, dado que aspira seriamente a clasificarse para la Liga de Campeones.

Es evidente que, por razones complejas de asimilar y explicar, no terminó de cuajar, ni adaptarse, en la disposición táctica del Sevilla. De todos modos, en su país natal se desenvuelve como pez en el agua, siendo un quebradero de cabeza para los zagueros rivales. Igualmente, se ha convertido en el máximo candidato para suceder a Fabio Quagliarella (Sampdoria) como el pichichi del campeonato doméstico. ¿Será capaz de mantener este frenético ritmo anotador?