El Atlético de Madrid se incorpora a la carrera por Robin Gosens

El carrilero zurdo, tasado en la nada desdeñable cifra de 40 M€ por el Atalanta, cuenta con varios pretendientes de altura en el Viejo Continente.

Robin Gosens celebra un gol con el Atalanta
Robin Gosens celebra un gol con el Atalanta ©Maxppp

Diego Pablo Simeone, míster del Atlético de Madrid, tendrá que afrontar la encrucijada de encontrar al recambio de garantías para un Luis Suárez (34 años) que, como mínimo, estará tres meses en el dique seco por lesión. Por tanto, los colchoneros afrontarán uno de los tramos más importantes de la campaña sin su referente ofensivo, todo ello en una titánica batalla por la Liga con FC Barcelona, Real Madrid y Sevilla.

Sigue después de este anuncio

No obstante, esta historia se va a centrar en una alternativa que ha identificado la entidad presidida por Enrique Cerezo para el flanco izquierdo de la retaguardia de su proyecto. De acuerdo a la información avanzada por varios medios de comunicación en Italia, el plantel rojiblanco se habría sumado a la puja por un Robin Gosens (26 años) que se ha asentado con creces en las filas del Atalanta.

Dura competencia en el mercado

La Dea, consciente del interés de grandes clubes por su pupilo, le ha tasado en la friolera de los 40 M€ con la finalidad de hacer caja con su pase en caso de tener que desprenderse de sus servicios. El jugador, pieza esencial en el esquema de Gian Piero Gasperini, ya se ha abierto paso en los planes de futuro de potencias de la talla de Juventus de Turín, Inter de Milán, Manchester City y Borussia Dortmund.

El Atalanta, un equipo que claudicó ante el Real Madrid en los octavos de final de la Liga de Campeones, tendrá que hacer frente ahora al deseo mostrado por el Atleti, tal y como señala TMW. Recientemente, Gosens valoró una anécdota con Cristiano Ronaldo (Juventus). "Después del partido contra la Juventus, quise cumplir mi sueño de tener la camiseta de Cristiano Ronaldo. Después del pitido final, me acerqué a él, no fui ni siquiera con el público a celebrar. Le pregunté: 'Cristiano, ¿me puedes cambiar la camiseta?'. Él ni siquiera me miró y solo me dijo que no. Estaba totalmente rojo y avergonzado. ¿Sabes ese momento en el que te sucede algo vergonzoso y miras a ver si alguien se ha dado cuenta? Sentí justo eso y traté de disimular", comentó.

Más información

Comentarios