Liga de Campeones | El FC Barcelona vuelve a ilusionar

Con la clasificación amarrada, los azulgranas buscaban mantener el liderato y el pleno de victorias en Europa, con varias bajas ilustres hoy en Hungría. Lo lograron de forma convincente, suman 15 puntos y defenderán la primera plaza el martes ante la Juventus.

Los jugadores del FC Barcelona celebran un gol
Los jugadores del FC Barcelona celebran un gol ©Maxppp

Por segunda semana consecutiva, el FC Barcelona viajaba al Este de Europa en Liga de Campeones, en este caso con la clasificación en el bolsillo y de nuevo sin Lionel Messi. Ronald Koeman le ahorraba el viaje al argentino y como hace una semana el equipo logró perfectamente sobreponerse. Esta noche con un once inicial más reconocible y competitivo, sin duda, aunque también con novedades.

Sigue después de este anuncio

Y de nuevo la imagen de los azulgranas ha sido buena, quizás mucho mejor en esta primera parte comparada con la de Kiev. Ante un modesto Ferencváros que ya en la primera jornada puso poca oposición, los culés arrancaron como un torbellino. Martin Braithwaite de nuevo como referente ofensivo y Antoine Griezmann en la mediapunta. Ambos siguen en estado de gracia y marcaron los dos primeros goles: el galo en el 14' con un taconazo sensacional, y el danés en el 20' con otro remate de delantero centro puro. En dos jornadas y aunque sea ante rivales inferiores, ya ha logrado lo que Luis Suárez no pudo en cinco años: marcar fuera de casa en Europa.

Esos dos goles como consecuencia además de una clara apuesta ofensiva, con Miralem Pjanic mandando en la medular y tanto Jordi Alba como Sergiño Dest siendo puñales en sus bandas, igual que un Ousmane Dembélé escorado en la izquierda, que marcó el tercero de penalti (28') tras generosa cesión de los dos anteriores goleadores. Apenas veíamos a Neto y Mingueza tuvo otra plácida parte asentándose como central más que válido. Al fin se veía la idea de Ronald Koeman funcionar, la puntería acompañaba y en las caras se veía un estado de ánimo impensable hace no tanto. Partido encarrilado pronto que se ponía de cara para una goleada abultada.

Rotaciones y sesteo

Tras esa primera parte brillante y el encuentro de cara, los azulgranas bajaron el ritmo, quizás pensando en compromisos venideros como el de Cádiz del próximo sábado, ya que necesitan los culés ganar fuera de casa varias semanas después en Liga. Por eso vimos ataques a ráfagas, especialmente liderados por Ousmane Dembélé (que firmó una jugada antológica sin suerte en el remate).

Así que Ronald Koeman aprovechó para repartir minutos entre jugadores exigidos como Clément Lenglet, Sergio Busquets, Jordi Alba o el propio Griezmann. Rotaciones en las que entraron jugadores menos habituales como Carles Aleñá, Riqui Puig o Junior Firpo. Y también nos sirvió la segunda parte para ver de nuevo a Neto en acción con una gran parada, o a Francisco Trincao desaprovechando una ocasión clara para estrenarse al fin como goleador culé.

Al final, con el duelo sentenciado en los primeros minutos, los catalanes tendrán que defender el martes que viene su primera plaza ante la Juventus en el Camp Nou. Les vale el empate a los azulgranas en ese duelo, que esperemos nos permita ver otro enfrentamiento entre Lionel Messi y Cristiano Ronaldo más de dos años después. Hoy, con suplentes pidiendo más paso y algunos titulares reivindicándose, la idea de Ronald Koeman va ganando fuerza. El FC Barcelona sigue teniendo trabajo por delante pero encadena tres goleadas seguidas y vuelve a ilusionar.

Más información

Comentarios