Éderson y Kevin De Bruyne, dos estrellas sobre las que asentar un proyecto

Convertidos en dos de los grandes nombres propios del partido de ayer, tanto el guardameta brasileño como el centrocampista belga están entre las grandes estrellas del planeta fútbol.

Kevin de Bruyne fue protagonista en el choque de ayer
Kevin de Bruyne fue protagonista en el choque de ayer ©Maxppp

El Manchester City presentó sus credenciales ayer como potencial ganador de la Liga de Campeones. Lo hizo asaltando el Santiago Bernabéu en el que pese a ponerse por delante el Real Madrid vio como el campeón de la Premier League le daba la vuelta al marcador en apenas unos minutos y ponía todo patas arriba.

El partido nos dejó algunos nombres propios. Uno es el guardameta brasileño Ederson (26 años). No tuvo excesivo trabajo (su mejor acción fue el remate de cabeza que sacó a Karim Benzema en el minuto 30), pero el ex del Benfica demostró tener todas las cualidades para convertirse en uno de esos porteros que marcan una época de enemistad con el Real Madrid. Aquel Hans van Breukelen que salía de la portería del PSV con la rodilla en cada córner para acabar con las esperanzas en la Copa de Europa de 1988, el germano Oliver Kahn y sus épicos duelos con Raúl cuando los blancos se enfrentaban al Bayern Múnich. 

Sobrio. Exasperantemente tranquilo con el balón en los pies. Frío y con tatuajes hasta donde alcanza la vista, el brasileño es la versión evolucionada de los dos anteriores. Es como comparar al T-800 de Terminator con el T-3000 de la última secuela. La pura evolución que pide el fútbol.

Pero si hubo un protagonista en el choque, ese fue Kevin de Bruyne (28). Auténtico referente del Manchester City, el centrocampista belga confirmó que es el mejor centrocampista del mundo en el escenario ideal. El 17 de los sky blues se echó a la espalda todo el peso del equipo dirigido por Pep Guardiola.

Sin miedo a adueñarse del balón y dar esa pausa siempre necesaria al juego de los sky blues, el belga dio un auténtico recital de pases en profundidad al primer toque. Por si esto no fuera suficiente, tuvo participación activa en los dos tantos de los suyos. En el primero realizando una bella jugada individual en banda izquierda y asistiendo a la perfección para que Gabriel Jesús marcara de cabeza. En el segundo engañando a su compatriota Thibaut Courtois desde el punto de penalti. No cabe duda que Kevin de Bruyne está a otro nivel.

Artículos recomendados

Comentarios