Supercopa de España | Ter Stegen guía al FC Barcelona a la final

Partido frenético entre los catalanes y la Real Sociedad, un intercambio de golpes constante del que saldría vencedor el plantel comandado por Ronald Koeman en la fatídica tanda de penaltis.

Alexander Isak trata de superar a Ronald Araujo y Marc-André ter Stegen
Alexander Isak trata de superar a Ronald Araujo y Marc-André ter Stegen ©Maxppp

El primer título de la presente temporada en nuestro país estaría en juego a lo largo de esta semana, todo ello con motivo de la disputa de la Supercopa de España. Por ahora, Real Sociedad y FC Barcelona darían el pistoletazo de salida en una semifinal que se antojaba frenética y nivelada. Los donostiarras venían de dar su brazo a torcer contra el Sevilla en un choque cargado de emoción, mientras que los pupilos dirigidos por Ronald Koeman superaron con claridad al Granada.

Sigue después de este anuncio

La principal noticia sería la ausencia de Lionel Messi por problemas físicos, al tiempo que Ronald Araujo regresaba a la titularidad tras no haber podido competir en Granada por resentirse en el calentamiento previo al comienzo del duelo. En lo que atañe a este duelo de la Supercopa, la escuadra vasca arrinconaría a su adversario merced a una incesante presión que incomodaba la salida del cuero desde atrás de los culés.

Alexander Isak gozaría de la primera gran ocasión del choque, aunque no conseguiría definir con claridad una brillante triangulación entre Andoni Gorosabel y Portu. Poco después, el propio Portu probaría fortuna con un lanzamiento que se marcharía ligeramente desviado. A continuación, Marc-André ter Stegen, el muro de los de Koeman, estaría perfectamente ubicado para ganarle la partida a Robin Le Normand.

Dominio de la Real Sociedad

Tendría que ser Ousmane Dembélé el que se sacudiese la presión de encima, dado que el Barça se encontraba bastante incómodo sobre el tapete verde contra los donostiarras, que estaban ofreciendo una imagen sensacional bajo la tutela de Imanol Alguacil desde el banquillo. Sin embargo, sería Ter Stegen el que tendría que aparecer nuevamente para salvar a los catalanes, en concreto en un remate de Isak. La jugada vino originada por una gran anticipación de Mikel Oyarzabal, puesto que le birlaría la cartera a Sergio Busquets.

La Real Sociedad seguía a lo suyo, aunque Mikel Merino e Isak se incordiarían en el interior del área blaugrana, por lo que se perdería en el limbo una nueva acción ofensiva de los blanquiazules. Igualmente, el Barça lo intentaría con una jugada colectiva que, sorprendentemente, acabaría con un remate de Clément Lenglet. A partir de ese preciso instante, los de Koeman darían un paso al frente en el campo.

De esa manera, Dembélé y Martin Braithwaite, que dispondría de dos ocasiones prácticamente consecutivas, empezarían a ganar presencia gracias a su movilidad para desarbolar el entramado defensivo de la Real. A lo que conviene añadir que, poco a poco, Antoine Griezmann también se asomaba en las labores de creación de un Barça que había sufrido de lo lindo hasta el ecuador del primer acto. Por su parte, Alguacil se desesperaba por la falta de puntería de sus pupilos.

Dembélé y Braithwaite despiertan al Barça

Y su resignación sería aún mayor justo antes del descanso, ya que un centro de Griezmann sería conectado por un Frenkie de Jong que está de dulce con esta nueva apuesta táctica de su compatriota. Así las cosas, el ex del Ajax de Ámsterdam ponía en ventaja al FC Barcelona en Córdoba al batir a Álex Remiro (0 – 1). De esta manera, el mediocampista culé sumaba tres tantos en sus últimas seis titularidades. Aun así, la Real Sociedad no le perdería la cara al encuentro, disponiendo de un par de interesantes aproximaciones a través de Isak y Nacho Monreal.

Sin embargo, sería uno de sus jugadores franquicia, el gran capitán Mikel Oyarzabal, el que tiraría de galones en una de sus especialidades, el lanzamiento desde el punto de penalti, para devolver la paridad al electrónico tras superar a Ter Stegen (1 – 1). Los donostiarras estaban mostrando su dominio una vez más en el segundo acto, aunque Griezmann se quedaría a las puertas de situar al Barça otra vez con ventaja en el marcador con una volea que saldría lamiendo la cepa del poste.

El partido estaba siendo de ida y vuelta, un toma y daca constante que agrada a los aficionados, pero que, a buen seguro, inquieta en demasía a los técnicos. Ronald Araujo estaba completando un choque para enmarcar, siendo el mariscal en la retaguardia de los catalanes, mostrando un liderazgo increíble para su juventud. Remiro tendría que intervenir para sostener a los suyos en los compases finales de la batalla, la cual tendría que irse a la prórroga.

Intercambio de golpes

Ya en el tiempo extra, Koeman movería ficha con Riqui Puig y Miralem Pjanic, quienes saltarían al césped en detrimento de Pedri y Sergio Busquets. Como viene siendo costumbre en el cuadro barcelonés, Ter Stegen le salvaría los muebles al realizar una parada descomunal ante el latigazo de Joseba Zaldua. La réplica la tendría Dembélé, quien fallaría en el mano a mano con Remiro, una acción similar a la que tuvo en su día contra el Liverpool en aquella fatídica semifinal de la Champions 2018-2019 para los culés.

Parecía que el galo se había hecho daño en el golpeo, pero consiguió reincorporarse a un duelo en el que estaba ofreciendo una de sus mejores versiones (al margen de ese error en la definición). Araujo seguía firmando una actuación de matrícula de honor, mientras que ambos arqueros aparecerían otra vez para salvar las ocasiones de Griezmann y Adnan Januzaj. Y la mala fortuna se cebaría con el brillante futbolista belga, ya que su chut de libre directo sería repelido por la madera con la colaboración de Ter Stegen, que desviaría el esférico lo justo para que no perforase el fondo de las mallas de su meta. Por tanto, todo se decidiría en la fatídica tanda de penaltis, una cuestión en la que el FC Barcelona demostraría un mayor acierto para acceder a la gran final (2 – 3).

Más información

Comentarios