Liga | El Real Madrid se acerca al título

Tras sumar cinco victorias consecutivas desde que se reinició la Liga, el Real Madrid se medía esta noche al Getafe con el claro objetivo de obtener un nuevo triunfo que le situase un poco más cerca del título. Aunque sufrieron más de la cuenta y tuvieron que esperar hasta el final del choque para obtener el tanto decisivo, los blancos lograron una victoria que les permite acariciar un trofeo que antes del parón llegó a parecer inalcanzable.

Sergio Ramos es uno de los pilares del Real Madrid.
Sergio Ramos es uno de los pilares del Real Madrid. ©Maxppp

Enfrentarse a este Getafe que con tanta dedicación ha creado José Bordalás es una prueba de fuego para cualquier equipo del continente. Da igual que esté formando por grandes estrellas o que venga con el depósito cargado de optimismo tras una buena racha de resultados, el rival de turno ya sabe que para poder sacar algo positivo ante el combinado azulón va a tener que colocarse el mono de trabajo y poner a prueba todo su catálogo de habilidades.

Sigue después de este anuncio

Al Real Madrid, equipo que ha vuelto del parón con las pilas cargadas y la confianza por las nubes, le quedó bien claro en apenas 12 minutos, tiempo en el que su arquero, el belga Thibaut Courtois, tuvo que intervenir en hasta tres ocasiones para evitar el gol de los getafenses. Lejos de hacer valer su condición de local, el cuadro merengue sufrió más de la cuenta para poder hilvanar jugadas durante el primer acto y tardó mucho más tiempo del esperado en probar a David Soria. Eso sí, en sus apenas dos llegadas con verdadero peligro, el meta madrileño tuvo que emplearse a fondo para alejar de su marco los remates casi a bocajarro de Vinicius e Isco.

El Real Madrid baja al barro

El paso por vestuarios nos devolvió a un Getafe tan comprometido como de costumbre y a un Madrid más dispuesto a enfangarse. Fruto de este choque de intenciones, el juego se espesó considerablemente y las ocasiones claras comenzaron a escasear. El balón corría de acá para allá sin excesivo sentido ni control, maltratado impunemente por unos futbolistas más preocupados por salir airosos de los choques y las disputas que por trenzar jugadas con sentido.

Conscientes de que, por la acumulación de esfuerzos y el calor reinante, el físico podía convertirse en un factor decisivo, tanto Zidane como Bordalás comenzaron a mover el banquillo con la intención de oxigenar a sus respectivos equipos y buscar un factor diferencial. Sin embargo, en la jugada que decantó el partido fue uno de los que estaban desde el comienzo, el lateral Dani Carvajal, quien marcó las diferencias. El zaguero esprintó por enésima vez ante un ya renqueante Mathías Olivera y forzó un penalti que Sergio Ramos transformó con ese poso de tranquilidad que ha ido adquiriendo con los años (minuto 79).

Conseguido el botín -de un valor incalculable dadas las circunstancias-, los de Concha Espina optaron entonces por la sensatez, por hacer todo lo posible por conservar el esférico y evitar sustos innecesarios. La táctica dio sus frutos y los minutos se fueron consumiendo sin que el Getafe diese la sensación de poder empatar. El 1-0 final, trabajado, sudado y sufrido acerca a los merengues a un título de Liga que no hace tanto parecía inalcanzable.

Más información

Comentarios