El Manchester City ingresó en enero poco más de 300.000 € por la venta de Albert Rusnák al Groningen holandés, una cifra bastante baja para los números que se mueven en el fútbol y más tratándose de un jugador de sólo 20 años, con todo un proceso de formación y mejora por delante. Anteriormente lo había cedido a tres conjuntos (Oldham Athletic, Birmingham y Cambuur) pero daba la sensación de que habían dejado de confiar en él.

Han pasado sólo cuatro meses desde que lo vendieron pero gracias a su buen papel en la liga holandesa, donde pese a su juventud ha anotado tres tantos en los 14 encuentros que ha disputado, diversos conjuntos de la Premier League han realizado un acercamiento hacia la perla eslovaca. Incluso Ronald Koeman se personó en su estadio para seguir sus movimientos. Para evitar ver cómo triunfa en otro club rival, The Mirror asegura que el Manchester City quiere repescarlo este mismo verano.