Al tiempo que se especula con su posible regreso al Camp Nou, el brasileño Neymar y el FC Barcelona mantienen un contencioso a cuenta de la ya famosa prima que los azulgranas se comprometieron a pagarle tras su última renovación. El futbolista, que solo ha cobrado el primer plazo (14 de los 40 M€ pactados), reclama al cuadro catalán el pago de la cantidad restante más un 10 por ciento de intereses.

El FC Barcelona, por su parte, considera que no debe abonarle ni un solo euro más, ya que el jugador abandonó el club apenas un año después de estirar su compromiso. Es más, la entidad le exige al canarinho nada menos que 75 M€ en concepto de indemnización por la ruptura del citado contrato. Según cuenta Mundo Deportivo, el asunto se encuentra ya en los tribunales pendiente de un juicio que, salvo nuevo aplazamiento, se celebrará el próximo 27 de septiembre.