El ya exmeta del Real Madrid, Kiko Casilla, ha concedido una entrevista al diario Marca en la que hace balance de las tres temporadas y media que ha defendido la meta del cuadro blanco. «Positivo. Puedes jugar más, puedes jugar menos, pero compartir vestuario con gente como Sergio Ramos, Modric, Cristiano y todos, no me quiero dejar a nadie, porque es un grupo fantástico, que te hace las cosas muy fáciles, ha sido un privilegio grandísimo. Y luego si además ganas títulos... Uno siempre quiere jugar más, creo que jugué unos cuarenta y pico partidos [43 exactamente]. Pero mi balance es positivo», aseveró.

Igualmente, el arquero puso sobre la mesa los motivos que le han llevado a abandonar el club durante el mercado invernal. «Llegó la oferta del Leeds, me gustó la idea, la ilusión que tenían en mi fichaje... La liga inglesa siempre me ha atraído y creo que era el momento ideal para salir del Madrid. Escapar de la zona de confort y meterme en una nueva aventura ¿Acomodado? No. Llega un punto en el que después del fichaje de Thibaut Courtois, en verano, la intención era salir, pero no nos entendimos. Decidí quedarme, sabiendo que venían meses duros, porque partía de tercer portero, y con 32 años no es del gusto de nadie. Tenía que seguir trabajando, entrenar, ser uno más del grupo, intentar ser siempre positivo. Sabía que iba a ser medio año o un año difícil, y esperar a que llegara una cosa interesante como ha sucedido finalmente», explicó.