Antes de la llegada de Ole Gunnar Solskjær al banquillo del Manchester United, la plantilla estaba compuesta por unos jugadores que no entrarían en sus planes. Se conocen algunos nombres como son los de Alexis Sánchez, Smalling, Fellaini o Valencia. No obstante, según la BBC, el técnico Red quería hasta nueve jugadores fuera del equipo.

Otra cosa que no ha terminado de convencer al entrenador del conjunto inglés es cómo se ha operado a la hora de fichar. No se han llevado a cabo buena parte de las negociaciones para reforzar el equipo e incluso no se esperó la llegada de Solskjær para negociar con Lukaku y evitar su marcha. Una política de mercado que ha afectado sobremanera a un equipo que se juega la vida esta temporada.