Como suele ser habitual, el Manchester City no puede acoger cada temporada en sus equipos a todos los jugadores que tiene en propiedad, de modo que muchos son cedidos a diferentes escuadras, como acaba de hacer con 3 de ellos.

Su destino ha sido el NAC Breda holandés, que los acoge en sus filas para la siguiente campaña. Los jugadores que se han ido son el galo Thierry Ambrose, el español Pablo Marí, de 23 años, y el portugués Paolo Fernandes.