En un encuentro con aficionados en su bar, Elevens Bar&Grill, el galés Gareth Bale ha reconocido que el hecho de quedarse fuera del once inicial con el que Real Madrid encaró la final de la Champions League le causó una evidente frustración que, eso sí, luego pudo quitarse de encima al resultar protagonista del choque en el segundo acto. «Estaba frustrado por no comenzar la final, pero sabía que era capaz de participar en el juego y así lo hice», aseveró.

Igualmente, el de Cardiff reconoció que sintió una emoción especial al anotar el tanto de chilena que sirvió para impulsar a los blancos hasta la consecución de un nuevo título continental. «Fue genial conseguir ese gol, emoción pura. Es una de esas cosas en las que no piensas, simplemente reaccionas. Siempre quise hacer un gol así y fue el mejor lugar para hacerlo. Si no pruebas estas cosas, nunca saldrán», explicó.