Decidida a dar un importante lavado de cara a su plantilla, la directiva del Bayern Múnich trabaja estos meses con la firme intención de reclutar a varios futbolistas que puedan insuflar nuevos aires en una escuadra que ha mantenido una estructura muy reconocible y casi invariable durante los últimos años.

De momento, los bávaros han logrado cerrar el fichaje del lateral galo Benjamin Pavard (Stuttgart) y del atacante alemán Jann-Fiete Arp (Hamburgo) y se espera que durante el próximo mercado estival puedan anunciar el desembarco de, al menos, otros cuatro futbolistas que reúnen un perfil muy similar.

Según ha contado en las últimas horas el diario Sport Bild, el primero en llegar debería ser el francés Lucas Hernández. Al parecer, el futbolista ya ha dado el sí quiero a la oferta que le ha hecho llegar un conjunto muniqués que, para hacerse con sus servicios, no dudará en abonar los 85 M€ que figuran en la cláusula de rescisión del contrato que le vincula con el Atlético de Madrid. Por cierto, en la consecución del acuerdo entre el zaguero y la entidad germana habría sido determinante la intervención del conocido agente Giovanni Branchini.

Junto al versátil lateral zurdo deberían aterrizar en el Bayern otros tres jugadores con los que ya se mantienen avanzadas negociaciones: el mediapunta alemán Kai Havertz (Bayer Leverkusen), el extremo inglés Callum Hudson-Odoi (Chelsea) y el delantero teutón Timo Werner (RB Leipzig). Asimismo, sus dirigentes aún valoran el fichaje de otros futbolistas en franca progresión como el extremo teutón Julian Brandt (Bayer Leverkusen) y el atacante marfileño Nicolas Pépé (Lille).