Philippe Coutinho dejaba el FC Barcelona por la puerta de atrás para irse cedido a un Bayern Múnich que deja 8,5 M€ en las arcas azulgranas por el préstamo. Y tendrán los germanos una opción de compra por valor de 120 M€, que podrán ejecutar el verano que viene, aunque para eso queda mucho.

De momento el brasileño ha comenzado a ilusionar en sus primeros pasos con el cuadro alemán. Liberado de la gran presión de haber sido el fichaje más caro de la historia del club catalán, pronto se va ganando a sus compañeros. Ayer marcaba en un amistoso de los de Niko Kovac y solamente hay que escuchar a Robert Lewandowski para ver que el ex del Liverpool ha caído con buen pie en Alemania.

«Creo que Coutinho piensa más en asistir que en marcar y eso no es nada malo para un delantero. Su último pase es una locura. Puede ser la llave que aporte ese algo especial en partidos importantes, sobre todo en la Champions. Con él somos más imprevisibles y eso nos hace más peligrosos. Puede jugar de mediapunta, por la izquierda y, si urge, también por la derecha. Eso nos permitirá jugar con un mediocentro o con dos, con una mediapunta o con dos interiores. Tenemos más opciones», afirmaba el atacante polaco en SportBild.

Aunque este medio explica igualmente que su fichaje podría acabar perjudicando a Thomas Müller por el hecho de que compartan área de influencia, en el Allianz Arena de momento su llegada ha provocado que el optimismo se desborde por todas partes.