El Deportivo de la Coruña es el farolillo rojo en Segunda División. Después de su derrota en Riazor contra el Real Zaragoza, que ha desencadenado en las airadas protestas de su afición, el cuadro gallego se encuentra en la dinámica más negativa de toda su trayectoria deportiva. Según recoge el diario As, son 18 jornadas consecutivas las que acumula sin conocer el triunfo.

La preocupante racha que atravesaba el Deportivo, uno de los clubes más históricos de nuestro país, propició la destitución de Juan Antonio Anquela hace algo más de un par de meses. El elegido para reemplazar al de Linares fue Luis César Sampedro, quien, hasta el momento, ha sido incapaz de enderezar el rumbo de un conjunto que navega a la deriva por los tortuosos mares de la categoría de plata del balompié en España.

Uno de los mayores temores de la parroquia blanquiazul es, sin duda, la posible desaparición del equipo de su corazón. Sería una auténtica lástima que una entidad de la talla del Deportivo de la Coruña, que se ha estado codeando en más de una ocasión con los conjuntos más representativos del Viejo Continente, se viese abocado a tan fatídico destino. ¿Podrá cambiar su tesitura lo antes posible?

En lo que hace alusión a su posición en la tabla, su bagaje es realmente pobre, ya que ostenta una única victoria por 9 empates y sendas derrotas en las 19 primeras citas de la campaña en Segunda. Queda un poco más de una vuelta por delante en el campeonato doméstico, si bien es cierto que la salvación la marca el Málaga con 20 puntos, 8 más de los que tienen los gallegos a estas alturas (12).