Huérfano de su gran estrella después que se confirmara la salida de Cristiano Ronaldo con destino a la Juventus a cambio de 100 M€, el Real Madrid ya se ha puesto manos a la obra con la clara intención de cerrar la llegada de un nuevo referente que pueda ocupar el profundo hueco que ha dejado el portugués a nivel tanto deportivo como social.

De este modo, varios son los nombres propios que han venido apareciendo en escena en forma de posibles alternativas para reforzarse. Sin embargo, la prioridad por parte de la entidad está clara. Concretamente, se trata del internacional brasileño Neymar, futbolista del Paris Saint Germain que el pasado curso dijo adiós al FC Barcelona para desembarcar en una escuadra del Parque de los Príncipes que pagó los 222 M€ que se fijaban en su cláusula de rescisión.

Tal y como destaca ahora la información publicada por Globosporte, el Real Madrid ha enviado a Brasil a su jefe del departamento de fútbol internacional Juni Calafat a fin de que establezca los primeros contactos y de este modo sembrar la simiente de un posible desembarco del internacional canarinho en la escuadra de Chamartín. Tal y como se ha venido publicando desde hace semanas, no se trata de una opción sencilla. El motivo es la importancia fundamental que tiene Neymar en el campeón de Francia. Su presencia en el equipo como eje del proyecto le convierte en una opción tremendamente complicada para los intereses del campeón de Europa.

Mientras tanto, el propio PSG comienza a moverse también para alejar al futbolista de Chamartín. Y es que según destaca el diario As los galos se han mostrado dispuestos a elevar los emolumentos que recibe Neymar. Cabe destacar a este respecto que el internacional canarinho recibe nada menos que 37 M€ por temporada.