«Chakvetadze pasa con nota el examen del Barça». Ése es uno de los titulares que hoy podemos encontrar en el diario Sport. Con él se deja claro que el futbolista georgiano Giorgi Chakvetadze logró encandilar al ojeador catalán que ayer presenció el choque que meda a su selección con el combinado de Andorra.

El jugador, que disputó los 90 minutos del encuentro, cuajó un actuación notable y fue, además, el autor del tanto que permitió a los suyos obtener un importante empate ante el cuadro del Principado en partido correspondiente a la quinta jornada de la UEFA Nations League.

Forjado en el Dinamo Tbilisi, el joven futbolista fue reclutado por el AA Gent belga en el verano de 2017 y desde entonces ha mantenido una constante progresión que le ha permitido acumular 39 partidos oficiales (5 goles y 6 asistencias) y erigirse, lógicamente, en uno de los nuevos pilares de su selección (suma 5 encuentros y 3 dianas).

De Chakvetadze, que apenas tiene 19 años, gusta su habilidad con el balón en los pies, su notable golpeo de media distancia, su capacidad de asociación y su versatilidad, cualidad que le permite actuar como mediapunta, extremo o segundo punta.