Matthijs de Ligt pierde posiciones en la agenda del FC Barcelona. A diferencia de su compañero y compatriota Frenkie de Jong, que se ha situado como objetivo prioritario, el zaguero del Ajax de Ámsterdam ha quedado relegado a un segundo plano por motivos tanto económicos como deportivos.

Según explica Mundo Deportivo, el combinado catalán no está dispuesto a entrar en una subasta en la que participan clubes tan poderosos como Juventus, Bayern Múnich o París Saint-Germain, y en la que su agente, el controvertido Mino Raiola, hará todo lo posible por vender al mejor postor y sacar el máximo rendimiento al traspaso.

Por si fuera poco, el Barça no tiene intención de colmar las pretensiones salariales del jugador, ya que considera que, a diferencia de De Jong, el central no aterrizaría en el Camp Nou para ejercer como titular. «Así como se ve en De Jong un jugador que podría ser ya titular, De Ligt tendría todavía por delante a un Gerard Piqué con tres años de contrato», esgrime el diario.

Aunque no le cierra completamente las puertas, la entidad culé cree que, ahora mismo, no merece la pena hacer un esfuerzo tan grande por un futbolista que vendía a ocupar una plaza para la que, de cara al futuro, se cuenta aún con Gerard Piqué, Samuel Umtiti, Clément Lenglet y el recién llegado Jeison Murillo, y para la que igualmente se trabaja en la formación de dos canteranos: Chumi Brandáriz y Jorge Cuenca.