Uno de los debes del FC Barcelona esta temporada y también la pasada es sin duda alguna su falta de solidez defensiva. Y es que este curso, hasta que las lesiones se han cebado con la retaguardia, apenas había realizado Ernesto Valverde rotaciones en esa parcela defensiva más allá de las necesarias.

Pero tocó hacerlas y por ahora uno de los beneficiados ha sido Samuel Umtiti. Hasta su calvario de lesiones de la temporada pasada era uno de los mejores centrales del planeta, clave de hecho para que Francia se proclamara campeona del Mundo en Rusia 2018 (marcó en semifinales ante Bélgica). Sin embargo una serie de malas decisiones antes y después ese torneo marcaron su curso pasado.

Apenas participó en 19 partidos, y es que tras arriesgar para la cita mundialista, se lesionaba en otoño. Optó por un tratamiento conservador y no volvió a recuperar el nivel. De hecho este curso recaía, si bien ha tenido ya la oportunidad de jugar 5 encuentros. Y en todos ellos sacó una nota aceptable: Eibar, Celta de Vigo, Leganés y Borussia de Dortmund como titular. Además saltaba el domingo al Metropolitano en la segunda parte supliendo a Gerard Piqué.

Le falta ritmo de competición, es evidente, y ha acumulado algunos fallos propios de ello. Pero si Ernesto Valverde logra recuperarlo del todo y entra en una terna de rotaciones defensivas habituales con Gerard Piqué y Clément Lenglet, puede ser un factor decisivo cuando llegue el tramo importante de la temporada.