Osasuna 1 – 1 Sevilla

El Sadar se vestía de gala para recibir al Sevilla, un rival con el que siempre ha habido una gran tensión por parte de Osasuna, especialmente hace más de una década. De todos modos, las espadas se encontraban por todo lo alto porque el cuadro de Julen Lopetegui quería seguir la estela de FC Barcelona y Real Madrid. A lo que se debe añadir que los navarros anhelaban conservar el fortín en su feudo, pese a la derrota con el Athletic de Bilbao delante de su fiel parroquia.

La primera oportunidad de peligro correría a cargo de Ezequiel Ávila, quien estrelló el cuero contra el larguero. Poco después, el ex del Huesca dispuso de otra clara ocasión para estrenar el luminoso, pero fue incapaz de aprovecharla. Sería la entidad de Nervión la que golpearía en primera instancia, una vez que Munir El Haddadi, criado en las categorías inferiores del FC Barcelona, envió el balón al fondo de las mallas con un chut magistral desde la frontal del área (0 – 1).

De hecho, ’Chicharito’ Hernández ampliaría la renta de los visitantes superada la media hora de juego, pero su tanto sería invalidado por posición antirreglamentaria. Hubo un momento de preocupación porque Marc Cardona cayó de manera violenta contra el césped, quedando tendido e inconsciente durante unos instantes. No obstante, sería capaz de reincorporarse mediante su propio pie, aunque Jagoba Arrasate optaría por dar entrada a Adrián López en su lugar.

Cuando todo hacía indicar que el Sevilla se marcharía al descanso con ventaja en el luminoso, el ’Chimy’ Ávila devolvería la paridad al compromiso antes de enfilar el camino hacia el túnel de vestuarios. Adrián, el encargado de reemplazar a Cardona, filtraría un envío con un precioso gesto técnico (de tacón) que sería aprovechado por el rosarino para batir a Tomáš Vaclík (1 – 1). Osasuna pudo darle la vuelta a la tortilla al poco de arrancar la segunda mitad, pero el golpeo de Rubén García fue repelido de manera violenta por la madera.

La tesitura se le pondría cuesta arriba al equipo local con motivo de la expulsión de Oier Sanjurjo por doble cartulina amarilla, una decisión que, bajo mi humilde punto de vista, fue un tanto rigurosa. Una caída de ’Chicharito’ sería decretada por el colegiado como pena máxima dentro del área de Osasuna, pero, a instancias del VAR, revisó la acción en el monitor y consideró que no hubo nada punible. A partir de ese preciso instante, Juan Pérez, cancerbero de los pamplonicas, se convertiría en el héroe de los locales con varias intervenciones de mucho mérito para sostener a los suyos en los compases definitivos de la contienda.

Munas Dabbur, que saltó al terreno de juego en los segundos 45 minutos, pudo darle una nueva victoria al Sevilla de Lopetegui, pero su chut se marcharía directamente al palo. Es por ello que ambas escuadras firmaron tablas en El Sadar, por lo que los hombres de Arrasate se ubican con 23 puntos en la tabla de LaLiga Santander, al tiempo que el club hispalense se queda con 31 (a 3 de Barça y Madrid, pero con un partido más por el aplazamiento del ’Clásico’).