Zinedine Zidane sigue teniendo la última palabra. Aunque el inesperado adiós del Ajax de Ámsterdam a la Champions League ha dado pie a un escenario más que favorable para abordar su fichaje, la directiva del Real Madrid no lanzará sus redes sobre Donny van de Beek hasta que el técnico dé el definitivo visto bueno.

A día de hoy, el galo no tiene intención de avalar la operación, ya que considera que el único jugador que realmente puede mejorar las prestaciones de la medular es su compatriota Paul Pogba. La entidad es consciente de ello, pero quiere hacerle ver a su entrenador que, ahora mismo, reclutar al francés es casi una misión imposible y que, en cambio, Van de Beek podría aterrizar en la escuadra con relativa facilidad. Según cuenta OK Diario, en Chamartín creen que una oferta de entre 50 y 60 M€ sería suficiente para que los directivos del combinado neerlandés permitan el adiós de su pupilo.

Además de por su coste, el mediocentro gusta mucho en la planta noble del Santiago Bernabéu por sus cualidades físicas y técnicas. De hecho, ya el pasado verano, el club se planteó seriamente una contratación que finalmente no se cerró por, entre otras cosas, el empecinamiento de Zidane con Pogba y la oposición del Ajax a negociar su salida.

Forjado en la cantera del club capitalino, Van de Beek (22 años) accedió al primer equipo durante el curso 2015-2016 y desde entonces ha mantenido una más que interesante progresión que le ha permitido acumular un total de 161 partidos oficiales (38 goles y 29 asistencias) y consolidarse como uno de los nuevos líderes de la Selección de Holanda absoluta (9 veces internacional).