Tras los recientes fichajes del ucraniano Andriy Lunin y el belga Thibaut Courtois la nómina de porteros de la primera plantilla del Real Madrid ha ascendido hasta cinco. Ya que el tico Keylor Navas ha dejado claro que no tiene intención alguna de cambiar de aires, parece claro que tanto el catalán Kiko Casilla como el galo Luca Zidane se verán obligados a hacer las maletas.

La salida del primero no debería conllevar muchas dificultades. Aunque en estos últimos años no ha podido acumular una gran cantidad de minutos, son varios los equipos que ya se han interesado por su situación. Además, es factible que, en agradecimiento a los servicios prestados, el combinado de Chamartín facilite su salida y le permita cambiar de aires con la carta de libertad bajo el brazo.

Más complicado resulta el adiós del segundo. El francés sólo ha disputado un partido con el primer equipo merengue (el último de la pasada temporada, ante el Villarreal) y lo cierto es que, a día de hoy, no se tiene constancia de que algún conjunto se haya mostrado dispuesto a lanzar una oferta. Aunque aún tiene ficha con el Castilla, el club blanco desea que, como mínimo, se marche cedido a un equipo de superior categoría, ya que, además, la meta del filial parece bien cubierta por Moha y Belman.

Por cierto, según añade Marca, tampoco convendría descartar que los de Concha Espina valorasen un préstamo para el recién llegado Lunin. En ese caso, tal vez la situación de Casilla o Zidane podría cambiar, aunque cuesta creer que cualquiera de los dos se resigne a aceptar el puesto de tercer meta.