Zinedine Zidane participa de forma activa en las maniobras que viene llevando a cabo el Real Madrid para hacerse con los servicios de Kylian Mbappé. Así lo confirmó anoche el periodista Eduardo Inda durante su paso por el programa El Chiringuito de Jugones. «Zidane habla cada poco tiempo con Mbappé, con el propio jugador y con su padre. No quiere que se tuerza el fichaje de cara a este verano o al siguiente», aseveró.

El preparador francés es consciente de la tremenda influencia que, por su brillante pasado como futbolista, puede ejercer sobre muchos jugadores, y por eso no ha dudado en involucrarse personalmente en una operación que no se antoja ni mucho menos sencilla. En el pasado más reciente, su atractivo ya resultó decisivo para que por ejemplo Eden Hazard hiciese todo lo posible por recalar en el Santiago Bernabéu.

En realidad, la admiración es mutua. De hecho, en ya numerosas ocasiones, el técnico ha dejado claro que Mbappé es un futbolista que resulta de su completo agrado. «Yo estoy enamorado de él, primero como persona. Vino aquí a hacer una prueba», reconoció en la previa del último choque entre los blancos y el París Saint-Germain.

Aunque el papel de Zizou puede tener su importancia, parece claro que el desembarco del ariete francés en Concha Espina sigue quedando a expensas de la capacidad de la entidad merengue para derribar la resistencia de un conjunto parisino que, por el momento, no tiene intención de dar salida a su pupilo.