El PSG reclutaba en la recta final del mercado de invierno a un Mauro Icardi que ha conseguido quitarle el puesto a Edinson Cavani. Sus 12 goles en 15 partidos avalan esa apuesta por el delantero que sigue perteneciendo al Inter de Milán y que ha firmado un gran inicio de temporada.

De manera que se ha ganado la confianza de Thomas Tuchel, y en el combinado del Parque de los Príncipes valoran ya seriamente su fichaje en propiedad. Una operación acordada en 70 M€ por ambas partes ya desde el pasado verano y cuyo montante los galos estaban listos para desembolsar.

Pero como cuenta este sábado el diario Tuttosport, el ímpetu parisino se ha visto frenado por la agente y esposa del delantero, la controvertida Wanda Nara. Y es que ha decidido enfriar la situación a la espera de que avance más la temporada y saber los planes reales de la entidad con el jugador.

No le vale solamente esta muestra de tres meses y, como no hay prisa para ejecutar la opción de compra, ha optado por la cautela. En cualquier caso si todo sigue como hasta ahora su continuidad podría ser cuestión de tiempo.