El pasado sábado, Juan Mata volvió a quedarse en el banquillo. El Chelsea se desplazó hasta Upton Park para medirse al West Ham United y José Mourinho puso en liza un once inicial en el que no tenía cabida el internacional español. Es más, el asturiano ni siquiera fue uno de los tres cambios introducidos por el técnico en la recta final del choque.

Este hecho evidencia algo que ya se había constatado: Mou no confía en Mata. Pese a que el exjugador del Valencia ha sido el mejor futbolista de los blues durante los dos últimos cursos, el técnico portugués ha decidido arrinconarle y convertir al brasileño Óscar en su nuevo e indiscutible número 10.

En principio, el mediapunta desea permanecer en Stamford Bridge hasta al menos el término de la presente temporada, sin embargo, sabe que si continúa sin contar para su entrenador, su presencia en el próximo Mundial de Brasil podría verse amenazada.

Por eso, el Daily Mirror añade que si llega una oferta de cesión que pueda resultar interesante para las partes, Mata podría cambiar de aires durante el mercado invernal. Juventus y Atlético de Madrid ya se han mostrado dispuestos a acogerle.