¿Llegó a preocuparse Bernardo Silva en alguna ocasión por su situación en el Manchester City? Durante sus primeros meses en el norte de Inglaterra, el portugués de 23 años apenas tuvo la oportunidad de disfrutar algunos minutos y no disfrutó de la continuidad esperada. El que fuera jugador del Mónaco no parecía encontrar su lugar en el 4-3-3 instala por Pep Guardiola. Las dudas surgían sobre si debía actuar en el centro como relevo de los indispensables De Bruyne y David Silva o en una ala en lugar de Sané o Sterling.

Los dos primeros eran claves mientras los dos últimos brillaron lo suficiente durante la primera mitad de curso para ganarse el puesto de titular. Sterling incluso se había destapado como un goleador providencial. Pero Bernardo Silva no se rindió. Y desde el pasado 13 de diciembre, avanza. Ha partido en todos los partidos de la Premier League, al igual que en la Copa y la Champions League, mostrando además buenas estadísticas sobre el césped (5 goles, 6 asistencias).

Instalado en el extremo diestro

La lesión de Sterling le impulsó definitivamente en el flanco derecho del ataque, donde su capacidad para entrar con la izquierda gracias a su capacidad para conducir la bola genera un buen número de goles. De hecho, ya vuelve a verse la versión del portugués de la que pudieron disfrutar en el Principado de Mónaco. Además, el luso está siendo decisivo en las últimas jornadas. Único goleador contra el Chelsea el domingo, el de Lisboa también vio puerta apenas unos días antes frente al Arsenal.

Parece que finalmente Bernardo Silva finalmente ha logrado conquistar a su entrenador Pep Guardiola y los seguidores citizen. Sin embargo, el no se deja llevar por la euforia. Lo he dicho muchas veces. Cuando juegas en un equipo como el Manchester City, nunca es fácil. En el medio están Kevin (De Bruyne), Gudogan y David Silva, mientras en las alas, jugadores como Sanés y Sterling. No es fácil tener tiempo de juego, así que doy el 100% todos los días para ofrecer mi mejor versión y ayudar al equipo, destacaba hace menos de una semana. No cabe duda que Bernardo Silva puede estar orgulloso de sus prestaciones.