Reforzar la parcela ancha. Ése es uno de los grandes objetivos que se ha marcado el Inter de Milán de cara al cada vez más cercano mercado invernal. Aunque su equipo comanda la Serie A, la directiva quiere incorporar nuevos futbolistas que garanticen la competitividad de su medular en la parte decisiva de la temporada.

Entre los múltiples candidatos que últimamente han sido vinculados con el cuadro lombardo, un nombre despunta por encima del resto, el del sueco Dejan Kulusevski. El centrocampista, de apenas 19 años, se ha erigido en uno de los puntales del Parma, conjunto en el que este curso actúa en calidad de cedido por el Atalanta.

Según relata Corriere dello Sport, dirigentes del Inter se reunieron la pasada semana con su agente, Stefano Sem, para conocer de primera mano su situación y mostrar su deseo de incorporarle a sus filas a lo largo del mes de enero. El representante escuchó con sumo interés al combinado lombardo, pero indicó que todo queda a expensas de la actitud que adopte el Parma.

En este sentido, el director general del combinado parmesano, Alessandro Lucarelli, ya ha dejado claro que no facilitarán su marcha antes de tiempo. «Seguramente permanecerá hasta el final de la temporada», reconoció recientemente. Tal vez por eso, los interistas no descartan incluir en la operación a algún jugador que pueda resultar interesante para los del Ennio Tardini. Lógicamente, el Atalanta, club al que aún pertenecen los derechos del jugador, también tendrá mucho que decir en la negociación.