La Juventus de Turín claudicó por primera vez en la presente campaña, una vez que las tropas dirigidas por Maurizio Sarri cedieron en el Olímpico de Roma contra una Lazio que está cuajando un curso fantástico. Por tanto, pese a no pasar del empate en el Giuseppe Meazza contra la AS Roma, el Inter de Milán ha afianzado su liderato con 2 puntos de ventaja sobre el vigente campeón de la Serie A.

Aun así, la escuadra bianconeri continúa siendo la clara favorita para revalidar su corona en el campeonato doméstico en Italia. A lo que se debe añadir que, sin duda, presentará su firme candidatura para conquistar la tan anhelada Liga de Campeones. Esa Champions que se le escapó en 2015 con el FC Barcelona y en 2017 con el Real Madrid, junto con el batacazo el curso pasado con el Ajax de Ámsterdam.

Según el diario As, Cristiano Ronaldo, que abrió la lata en el feudo de la Lazio, logró su primera diana de jugada después de casi un par de meses (49 días). Es cierto que los de Sarri realizaron un encuentro más que completo, aunque la expulsión de Juan Guillermo Cuadrado lastró en demasía las opciones de la Juventus en la capital transalpina. Todo ello pese a que Wojciech Szczęsny, cancerbero bastante infravalorado, le atajó una pena máxima al mejor artillero del Viejo Continente: Ciro Immobile (viejo conocido de las filas del Sevilla).

Por tanto, la Vecchia Signora pretenderá resarcirse de lo sucedido en la Supercopa de Italia, que se disputará el próximo domingo 22 de diciembre, a partir de las 17:45 horas, en Arabia Saudí. Un duelo en el que la Juventus volverá a medir sus fuerzas con las de la Lazio, una batalla que, tras lo visto en el Olímpico, se antoja apasionante entre 2 de los clubes más históricos de la Serie A.