Supercopa de España | El Athletic Club se gana otra final con una remontada relámpago

De nuevo el tapado del torneo y de nuevo la gran sorpresa. Esta vez el Atlético de Madrid ha sido la víctima de un Athletic Club que, con una remontada relámpago y un Nico Williams estelar, se mete en la final. La fragilidad defensiva condena a los de Diego Simeone.

Iñigo Martínez y Joao Felix
Iñigo Martínez y Joao Felix ©Maxppp

Después de la intensa semifinal de anoche entre FC Barcelona y Real Madrid, debíamos conocer hoy al rival de los merengues para la final del domingo. El Atlético de Madrid ejercía como local en Riad ante el Athletic Club, campeón de la pasada campaña. Un encuentro para el que Diego Simeone apostaba por Joao Felix desde el inicio, que marcaba a los 8 segundos pero en claro fuera de juego. Y es que los madrileños arrancaron el duelo con más chispa.

Sigue después de este anuncio

En esos primeros minutos intensos se concentró la poca emoción de la primera parte, pero sobre todo por dos claros penaltis, uno para cada equipo, que el VAR no quiso señalar. Ambos tenían motivos para quejarse de esas penas máximas cometidas sobre Thomas Lemar e Iñaki Williams. A partir de ahí, dominio alterno, muy pocas ocasiones y un ritmo más bien cansino, más incluso que el de la semifinal de anoche, con dos escuadras planas y una primera parte que no era del agrado de nadie.

El partido se abre... y Nico Williams brilla

En la segunda parte los colchoneros dieron un paso al frente y acosaron algo más el área de Unai Simón. Fruto de esos ataques algo más intensos, el portero internacional español se metía en el 62' gol en propia meta tras una desafortunada acción precedida de un remate de Joao Felix de cabeza tras saque de esquina. El portugués marcaba las diferencias respondiendo a la confianza de su entrenador. Al siguiente minuto en el otra área, Jan Oblak hacía una de sus paradas milagrosas a cabezazo de Iñigo Martínez, para negarle el gol del empate. Par entonces Simeone había hecho ya dos cambios, dejando a Llorente en el banquillo al descanso (entraba Lodi) e introduciendo a Rodrigo De Paul por lesión de Geoffrey Kondogbia.

En un primer momento tras el gol, los colchoneros aprovecharon la inercia de esa diana. Pero Marcelino hizo cambios y poco a poco los leones lograron arrinconar a su rival. En el 77' Yeray remataba de forma impecable un saque de esquina de Iker Muniain para empatar. Ya estaba en el campo Iñaki Williams, que revolucionó el choque, y a quien Jan Oblak hizo una parada milagrosa. Pero en el 81', tras otro córner mal defendido por los locales, el pequeño de los Williams alojaba el balón en la red con un gran disparo raso.

Una diana ante la que ya no supieron reaccionar los campeones de Liga, que apenas crearon peligro. El partido acabó con una fea entrada de Giménez sobre Iñigo Martínez que le costaba la expulsión, así que el Athletic Club supo contener bien el resultado, incluso pudo haber aumentado su cuenta goleadora. Pero no hubo tiempo para más y los leones se meten en una nueva final de este torneo que comienza a ser fetiche. El domingo buscarán una nueva gesta ante el Real Madrid. El Atlético de Madrid, por su parte, se va de Riad con más dudas todavía de las que tenía, especialmente en defensa.

Más información

Comentarios